elparaiso.mat.uned.es

¡Pulsa Aquí!

LO DIJO...

William T. Kelvin  
 
Cuando puedes medir aquello de lo que hablas, y expresarlo con números, sabes algo acerca de ello; pero cuando no lo puedes medir, cuando no lo puedes expresar con números, tu conocimiento es pobre e insatisfactorio.
 
El Paraíso de las Matemáticas - Laboratorio de Linux ~ Diez razones para cambiar (2)
.: Laboratorio de Linux :.
Diez razones para cambiar a Linux - 2

4.- Multiprocesador, multitarea, multisesión, multiusuario, y procesamiento paralelo

    Tras este batiburrillo de complejas palabras, se esconden varias de las cualidades más interesantes de este hijo rebelde de UNIX, que hacen honor al dicho “de tal palo tal astilla”, al implementar en su código todas las funcionalidades que hicieron famoso a su progenitor informático.

    El término multiprocesador es de sobra conocido por todos, ya que indica que el sistema operativo soporta la inclusión de más de un microprocesador en el ordenador en el que haya instalado, una práctica comúnmente adoptada y que Linux incorpora de forma estándar desde sus fases más tempranas.

    Denominamos tarea o “task”, a cualquier trabajo que estemos realizando en un momento dado en el ordenador, que precise de un programa para llevarse a cabo. Normalmente, acostumbrados a la rigidez que nos proporciona Windows, no alcanzamos a ver o imaginar más de dos o tres tareas pujantes ejecutándose a la vez. Ésto es debido a que las capacidades del producto Microsoft en este campo no se encuentran muy desarrolladas. Al contrario de lo que se pudiera pensar dada su humilde condición de “eterno segundón”, Linux si es capaz de ofrecer un servicio multitarea real y como es debido. Sus algoritmos optimizados permiten una gestión paralela organizada de los procesos en curso, y el uso de varios hilos por cada unidad acentúa el excelente comportamiento, debido a que hacen uso del mismo espacio de direccionamiento en memoria, superando paradas no deseadas (espera de información procedente de la E/S, por ejemplo) que de otra forma serian imposibles de evitar.

    Un usuario es el alma de un sistema operativo, es su causa y finalidad, “caput et cauda”, principio y fin; por lo tanto todo debe girar en torno a esta noción, de manera que el interesado se sienta dueño del sistema..., aunque realmente no sea más que un espejismo generado por ordenador.

    Así es como actúa el factor multiusuario-multisesión para proporcionar servicio activo a la ingente masa humana que pretende hacer uso de sus bienes software. Linux admite la creación de diversos solicitantes, que operaran en sus propias sesiones (incluso en varias a la vez por individuo/a) junto con las de otros usuarios de forma simultanea, amparados por la atenta y vigilante mirada de una súper usuario o “root” (normalmente un administrador), que es el que otorga o refuta los privilegios de utilización de los recursos. Cada una de las sesiones trabaja como si para la resolución de sus actividades dispusiese de todos los medios hardware y software, pero en realidad debe compartirlos con el resto de accesos, sin que por eso el interesado deba enterarse de lo que realmente esta ocurriendo interiormente, puesto que es un proceso totalmente transparente a sus ojos. Complejas secuencias de prioridad deciden en cada momento a quien conceder las atenciones de el/los microprocesador/es, evitando que se resienta de forma exagerada el rendimiento de la parte no agraciada, intercalando en estos intervalos operaciones retrasadas, detenidas, alternativas, o en el peor de los casos, de espera al final de la rodaja temporal.

    Una de las grandes esperanzas de finales de los años noventa en el siglo pasado, era la utilización de un complejo sistema operativo en un computador de 64 bits, que realmente aprovechara el gran salto cualitativo que supondría la incorporación de procesadores de este calibre, tanto a niveles profesionales altos (estaciones DEC-Alpha) como medios (Intel Xeon). Pues bien, 1995 Linux incorporaba el soporte necesario para llevar a buen puerto estos proyectos de futuro (por aquel entonces), mientras tanto Windows se hallaba anclado en los 16 bits y empezaba con paso titubeante su singladura por los 32, que aún no ha rebasado (es de suponer que este año se produzca dicho alumbramiento posterior, con la aparición de Windows XP, antiguo Whistler).

5.- Fiabilidad, estabilidad

    ¿Quién no ha visto alguna vez la pantalla azul de las excepciones en Windows?, desgraciadamente son de lo más banal en nuestras vidas cotidianas con nuestros ordenadores cotidianos. Como confirmaciones de la genial “Ley de Murphy”, hacen su asíncrona aparición en el peor momento que puedan describir los teoremas de probabilidad, dando al traste con trabajos no salvados, partidas no almacenadas o voluminosas descargas, produciendo un sinfín de imprecaciones de lo más variopinto, mentando a la familia del presidente de Microsoft. Pero, si ni el propio Bill Gates pudo escapar a su monstruo, y como un moderno Victor Frankenstein sucumbió ante su creación (recordemos la presentación en publico de Windows 98), ¿cómo pretendemos nosotros realizar semejante hazaña desde nuestra humilde condición de humanos normales y corrientes?. La solución para variar, cambiar a Linux.

    La estabilidad es una propiedad deseable en toda aplicación software, y cuando se trata de un sistema operativo, ésta adquiere una mayor relevancia por la gran cantidad de graves implicaciones que su deterioro conlleva.

    Muy posiblemente nos encontremos con Linux, en la cima de la cadena de fiabilidad, ya que es considerado como uno de los programas más firme de los que se desarrollan en la actualidad. Esto se debe principalmente a su carácter Open Source, y al hecho de que no se encuentra atado por completo a ninguna empresa propietaria. El código es implementado por programadores, directamente para los usuarios u otros programadores, sin tener que dar cuentas a ninguna corporación, de manera que el contacto con los beneficiarios es más directo y humano. Todo lo descrito, redunda en un mayor entendimiento bidireccional y como consecuencia en una mayor perfección del sistema operativo. Aquí, los tiempos de entrega tampoco están predeterminados, la construcción forma parte de una afición y la actualización es constante, por lo tanto, no se corre el riesgo de entregar chapuzas defectuosas por cumplir los agobiantes plazos, motivo que es uno de las mayores lacras que sufre el desarrollo software actual, producto sin duda de una pésima planificación.

    Una prueba a favor de la confianza puesta en Linux, fue la conseguida mediante un experimento realizado hace algún tiempo, en el que se trataba de determinar cual era el mayor lapso de tiempo que podía aguantar el sistema operativo funcionando de continuo (sin apagar o reiniciar el ordenador), con total ausencia de fallos notables o problemas irresolubles. El resultado deja sin respiración incluso al más duro, ¡las cotas alcanzadas superaban con creces el año duración!. ¿A qué se deben estos estupendos resultados?, simplemente, a que el sistema ha sido diseñado para no apagarse nunca, las actualizaciones se realizan “al vuelo”, y las únicas razones por las que se deba realizar tan drástico procedimiento son un fallo físico general, introducción de nuevo hardware, o el arranque desde un nuevo kernel.

    La unión hace la fuerza, y en Linux, la cohesión entre los paquetes instalados también juega un papel fundamental a la hora de atenuar una posible fractura estructural. Cada unidad fundamental de instalación, tiene unas dependencias indisolubles con otras unidades, de forma que la subsistencia de la una sin la otra no se haya contemplada. Será muy sencillo por consiguiente, actualizar, renovar o sustraer, solo las partes realmente elegidas.

6.- Conectividad

    Nos hartamos de decirlo hasta la saciedad y aun no lo acabamos de creer, pero es inevitable, cada vez se va haciendo más trascendental el vivir en un mundo conectado, tanto interior como exteriormente. Internet es sin duda alguna el estandarte de cualquier tipo de comunicación, pero cada vez cobran mayor importancia las redes internas o intranets, comúnmente implantadas en el ámbito profesional, y en espléndido aumento en el sector doméstico.


Linux es un sistema operativo multitarea, que ofrece importantes beneficios a sus usuarios, así como un rendimiento y una flexibilidad inigualables. Es por lo tanto, el sistema operativo ideal para un sinnúmero de trabajos de muy variado nivel.

    Linux se encuentra preparado para desempeñar ambas tareas con total soltura, puesto que se creó (y aun sigue creándose) gracias a un grupo de programadores que se comunicaban entre sí, compartían ideas y trabajaban a través de la Red de redes, priorizando al máximo las propiedades de interconexión del sistema operativo. Como pez en el agua, puede actuar de varias formas, es funcional como cliente y/o servidor de cualquiera de los otros sistemas operativos, lo que quiere decir que podemos conectarnos desde Linux, y acceder a información gestionada por Windows, MacOS, Unix, Posix, etc., sin que por ello exista ningún problema en la comunicación.

    De forma pareja acaece, si enlazamos desde nuestro sistema operativo “X” con un sistema bajo Linux (lo más frecuente), es entonces cuando entramos bajo los dominios de los estupendos servidores con protocolos FTP o HTTP que lo asisten. Uno de ellos en especial, el servidor web Apache, cuenta con una gran aceptación mundial y un reconocimiento fuera de lo corriente, lo que le ha hecho granjearse envidias en ciertos sectores, y como muestra, un botón, se ha creado una edición equivalente para Windows.

    Toda potencia, debe ser amparada por unos buenos componentes, y un sistema operativo que actúa tanto de servidor como de cliente, e incluso en el caso mas extremo, de ISP, debe contar con unas directrices de comunicación acordes a dicha responsabilidad. Linux está equipado con toda la pila de protocolos de Internet (incluido IPv6), Novell, Windows, y Appletalk, contenidos en su kernel desde que se concibió hasta la actualidad, y cuenta también con soporte SNMP (Simple Network Management Protocol) y DNS (Domain Name Service).

    Todo esto esta muy bien, pero sin duda lo que sin duda pone patas arriba la conectividad y paralelismo de Linux, es el llamado “clustering” (conocido igualmente como Beowulf o Brama), mediante el cual varios ordenadores pueden unirse bajo una red de alta velocidad formando una agrupación o cluster, y trabajar en un mismo programa o tarea simultáneamente. Cada cluster a su vez, puede estar conectado a través de un nodo con otros cluster situados en cualquier lugar de la tierra, multiplicando en sucesivas conexiones el rendimiento total del sistema global. El único inconveniente con el que podemos encontrarnos, es la dedicación integral del ordenador al clustering -no siendo posible dedicarse a ninguna tarea más-, y el limitado (de momento) número de unidades que se pueden integrar por agrupación y nodo.

<< Anterior Siguiente >>

Laboratorio de Linux
  El laboratorio es una iniciativa dedicada a difundir nuestras experiencias con Linux como sistema operativo ideal para estudiantes y profesionales de ciencias experimentales e ingenierias.

El legado de Tux

Nunca es tarde para cambiar si la variación merece la pena, y a Microsoft le ha salido un serio competidor que puede arrebatarle muchos seguidores desencantados por sus torpezas, Linux. Este modesto sistema operativo, ha ido escalando posiciones lentamente hasta situarse en una ventajosa situación desde la que intenta resolver la eterna pregunta..., ¿existe vida después de Windows?.

Características RH Linux

Gratís
Oferta de
hardware
compatible
Muy amplia
Ordenador
mínimo
386, 8 MB
Soporte VB
No
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Muy baja
Rendimiento
Alto
Soporte 64 bits
Desde 1995
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Excelente
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1995
Soporte Clustering
Desde 1997
Límite Clustering
8
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
No
Disponibilidad del
código fuente
Total
Aceptación general
Mediana en franco crecimiento
Número de usuarios
Millones

Características
Windows NT

Gratís
No
Oferta de
hardware
compatible
Discreta
Ordenador
mínimo
486-Pentium,
16 a 32 MB
Soporte VB
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Mínimo 25
minutos /
semana
Rendimiento
Similar a Linux
Soporte 64 bits
Año 2001
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Discreta
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1993
Soporte Clustering
Desde 1997
Límite Clustering
2
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
Usual
Disponibilidad del
código fuente
Nula
Aceptación general
Es estándar
de uso
Número de usuarios
Millones

Características Solaris

Gratís
No
Oferta de
hardware
compatible
Limitada
Ordenador
mínimo
Pentium, 32 MB
Soporte VB
No
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Muy baja
Rendimiento
Inferior a Linux
Soporte 64 bits
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Excelente
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1990
Soporte Clustering
Desde 1994
Límite Clustering
4
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
No
Disponibilidad del
código fuente
Nula
Aceptación general
Pequeña
Número de usuarios
Cientos de miles
Lunes, 16 / 12 / 2019
   BUSCADOR
 

   TU CORREO
Usuario
Contraseña

   MATRACAS
Lista de correo gratuita
.: Chismes de Adán y Eva :.
Adios a Elisenda Fo...
WolframAlpha: El mo...
WIRIS para Mac...
Third CEU Summersch...
¡Más y más actualiz...
Cerca de 500 MB de ...
Ha llegado el momen...
WIRIS, matemáticas ...
El Universo Matemát...
Segundas Jornadas d...
Los Elementos de Eu...
VI Semana de la Cie...
Tras varios meses d...
¡Chiflados por los ...
Otro verano más, to...

 

Todos los derechos reservados. El Paraíso de las Matemáticas 2015Información Legal Política de PrivacidadAyudaEmail